Categoría: Smart

Las competencias laborales más demandadas

Las competencias laborales son decisivas a la hora de conseguir un empleo: saber hablar, ser un líder, trabajar en equipo sin problemas, tener la capacidad para organizarse y planificar las tareas a realizar, y un largo etcétera. Las hay generales, y otras más específicas que tienen que ver con tareas concretas. Hoy vamos a hablar de todas y cada una de ellas, ¡así que toma nota!

Amplía tu formación en el ámbito de los recursos humanos y aprende más sobre las competencias laborales con la Maestría Internacional en Gestión de Recursos Humanos por Competencias. Modalidad 100% online y adaptada a tu ritmo. 

¿Qué son las competencias laborales?

Las competencias laborales son conocimientos y habilidades que tiene una persona y que le ayudan a completar una tarea o actividad laboral con éxito. Es decir, es el conjunto de actitudes y aptitudes que hacen que una persona sea competente para un puesto de trabajo determinado.

Las competencias laborales son mucho más que una técnica, ya que para ser consideradas como tal se requiere más que simples conocimientos teóricos, se trata de la capacidad total para ejecutar una tarea. Por ejemplo, una persona que ha estudiado fotografía profesional ha adquirido la información necesaria para saber cómo utilizar una cámara, pero puede que le falte la habilidad para utilizarla correctamente y ejecutar un proyecto determinado. Por lo tanto, podríamos decir que una competencia laboral es la unión del saber más el saber hacer.

Para saber en qué competencias laborales destacas más, se pueden emplear tres métodos:

  • Test de competencias laborales.
  • Dinámicas para evaluar competencias laborales.
  • Entrevista de competencias laborales.

Tipos de competencias laborales

Las competencias laborales se clasifican en tres grupos: básicas, generales o transversales y específicas.

  • Competencias profesionales básicas. Se trata de un conjunto de conocimientos y habilidades básicas, adquiridas gracias a una formación educativa básica. Este tipo de competencias las suele tener cualquier candidato a empleado y se pueden desarrollar con facilidad. Además, estas competencias se dividen en dos sub-grupos:
    • Personales, adquiridas por la educación obligatoria (sumar, restar, leer, escribir, etcétera).
    • Sociales, adquiridas mediante la socialización (normas de conducta básica, estándares sociales, comportamiento en sociedad, etcétera).
  • Competencias profesionales genéricas o transversales. Reúne una serie de competencias generales que son de ayuda para cualquier tipo de empleo. Se trata de habilidades o aptitudes como la inteligencia emocional, el pensamiento creativo, la resolución de conflictos, la capacidad para trabajar en equipo y la facilidad para adaptarse, entre otros. Hay personas que tienen unas competencias transversales que otras personas no tienen, pero son las organizaciones las que tienen qué establecer qué competencias quieren para su empresa. Por ejemplo, si hablamos de una agencia de publicidad, lo ideal es que los empleados posean habilidades creativas y conocimientos en materia de diseño gráfico, entre otros. La mayoría de competencias transversales no son innatas, se aprenden mediante el establecimiento de planes de formación específicos, esfuerzo y práctica continua.
  • Competencias profesionales específicas. Este tipo de competencias se refieren a un oficio o profesión concreta. Por ejemplo, para trabajar de soldador hay que tener unos conocimientos muy concretos en la materia y la habilidad para utilizar las herramientas y los productos necesarios; mientras que un vendedor debe tener habilidades sociales y comerciales. También Estas competencias son las que marcan la diferencia y pueden ser decisivas a la hora de conseguir un empleo.

Competencias laborales más demandadas en el mercado laboral

A la hora de hacer una entrevista de trabajo conviene haber trabajado ciertas competencias profesionales que pueden ser de ayuda para demostrar que los conocimientos y las habilidades solicitados en la oferta de empleo se poseen. Asimismo, también conviene trabajar otras aptitudes que constituyen algunas de las competencias laborales más demandadas por empresas de todo tipo:

  • Tener iniciativa propia y ser proactivo/a.
  • Saber tomar decisiones y pensamiento crítico.
  • Capacidad de aprendizaje.
  • Flexibilidad y adaptación al cambio.
  • Habilidades sociales e interpersonales.
  • Sentido de la responsabilidad.
  • Capacidad para trabajar en equipo.
  • Orientación a resultados.
  • Facilidad para organizarse.

Competencias digitales

La digitalización está presente en la gran mayoría oficios, profesiones y ámbitos de estudio, por lo que las competencias digitales también son muy demandadas por todo tipo de empresas. Hablamos desde el manejo básico de un ordenador, hasta conocimientos avanzados en el paquete Office, especialmente por lo que al uso de Excel se refiere. Algunas competencias digitales son las siguientes:

  • Creación de contenido digital.
  • Habilidades de comunicación en línea.
  • Manejo de la información y tratamiento de datos.
  • Dominio de herramientas digitales.
  • Resolución de problemas técnicos y conceptuales a nivel digital.
  • Seguridad en la red.
  • Capacidad para gestionar la reputación online.

Nuevos modelos de trabajo: Smart Working

La pandemia del covid-10 nos ha demostrado que un nuevo modelo de trabajo es posible; y que conceptos como “teletrabajo”, “trabajo en remoto” o smart working han llegado para quedarse. Las empresas han tenido que adaptarse a esta nueva realidad; así como hacer uso de la tecnología para poder mantener su producción y su actividad empresarial al mismo nivel (o más) que antes de la pandemia.

Si quieres conocer nuevos modelos de trabajo y aumentar tu capacidad de organización y planificación, fórmate con la Maestría Internacional en Teletrabajo, Gestión de Tareas y Planificación. Se trata de una formación 100% online y orientada a trabajadores y líderes de todo tipo de empresas.

¿Qué es el Smart Working?

Las nuevas tecnologías, junto con la necesidad de desplazar los puestos de trabajo de las grandes ciudades, ha propiciado la aparición de nuevos modelos de trabajo que ofrecen una mayor conciliación con la vida personal y familiar. El smart working es una fórmula de gestión empresarial basada en tres grandes pilares:

  1. Movilidad y flexibilidad horaria.
  2. Trabajo por equipos.
  3. Uso de nuevas tecnologías.

El objetivo de este modelo de trabajo es conseguir una gestión más eficaz de las personas y de su fuerza de trabajo. No solo busca aumentar la productividad; sino también aumentar la satisfacción de los empleados y lograr una mejor conciliación entre el trabajo y la vida personal. En algunos países que han optimizado su sistema laboral, como Finlandia o Dinamarca, es muy habitual ver a las personas haciendo su trabajo en remoto, desde cafeterías, bibliotecas, librerías o espacios de co-working, entre otros. No obstante, para que esto sea posible hay que adaptar el modelo de negocio de las empresas a las nuevas tecnologías y fomentar la conciliación laboral.

El smart working se diferencia del teletrabajo porque se apoya en las nuevas tecnologías para permitir una mayor flexibilidad horaria y en materia de herramientas de trabajo. El teletrabajo muchas veces no es trabajo en remoto, sino “llevarse la oficina a casa”. Esto, lejos de aumentar la productividad y facilitar el trabajo desde casa, produce estrés y burnout, ya que se hace complicado separar el espacio de trabajo del espacio vital en el hogar.

Ventajas del Smart Working

La implementación del smart working es un reto para trabajadores y empresarios, ya que implica diversos cambios. Por una parte, las compañías tienen que proveer formación tecnológica a sus empleados; así como dotarles del equipo y las herramientas tecnológicas necesarias para que puedan hacer un trabajo. Y, por otra parte, los trabajadores tienen que trabajar sus habilidad para organizar y gestionar sus tareas y el tiempo que dedican a estas; además de comprometerse a mantenerse al día en el ámbito de las nuevas tecnologías y garantizar una comunicación fluida con sus compañeros y compañeras de trabajo. No obstante, las ventajas del smart working lo convierten en un modelo de trabajo que, en un futuro, cabe la posibilidad de que se implemente en muchas empresas.

  •  Aumenta la productividad de los trabajadores al permitir una mayor flexibilidad; por lo tanto, cada empleado puede aprovechar el tiempo en el que es más productivo.
  • Aumenta la autonomía del trabajador, así como su satisfacción en el puesto de trabajo.
  • Mejora la conciliación laboral.
  • Permite obtener mejores resultados en el desempeño de tareas.
  • Facilita la atracción de talento humano a la empresa.
  • Fomenta un entorno de trabajo colaborativo y la formación de equipos multidisciplinares que trabajen juntos en la consecución de un objetivo común.
  • Permite una mejor optimización de los costes.
  • Disminuye el impacto medio ambiental que ocasionan los desplazamientos hasta los puestos de trabajo, que mayoritariamente suelen estar en las ciudades.

#iguru_soc_icon_wrap_6289f1226c178 a{ background: transparent; }#iguru_soc_icon_wrap_6289f1226c178 a:hover{ background: transparent; border-color: #7cbc61; }#iguru_soc_icon_wrap_6289f1226c178 a{ color: #7cbc61; }#iguru_soc_icon_wrap_6289f1226c178 a:hover{ color: #ffffff; }.iguru_module_social #soc_icon_6289f1226c1ad1{ color: #ffffff; }.iguru_module_social #soc_icon_6289f1226c1ad1:hover{ color: #7cbc61; }.iguru_module_social #soc_icon_6289f1226c1ad1{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_6289f1226c1ad1:hover{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_6289f1226c1cc2{ color: #ffffff; }.iguru_module_social #soc_icon_6289f1226c1cc2:hover{ color: #7cbc61; }.iguru_module_social #soc_icon_6289f1226c1cc2{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_6289f1226c1cc2:hover{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_6289f1226c1d93{ color: #ffffff; }.iguru_module_social #soc_icon_6289f1226c1d93:hover{ color: #7cbc61; }.iguru_module_social #soc_icon_6289f1226c1d93{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_6289f1226c1d93:hover{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_6289f1226c1e54{ color: #ffffff; }.iguru_module_social #soc_icon_6289f1226c1e54:hover{ color: #7cbc61; }.iguru_module_social #soc_icon_6289f1226c1e54{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_6289f1226c1e54:hover{ background: rgba(255,255,255,0.01); }