Categoría: Empresa

¿Qué tipos de empresas y sociedades existen?

¿Sociedad limitada o colectiva? ¿O existen mejores opciones? Si estás pensando en emprender y crear tu propia marca, antes tienes que saber qué tipos de empresas hay en el mercado y cuál es la mejor para tu idea. Crear una empresa y lograr que tenga éxito no es una tarea sencilla; pero cuando lo consigues, si lo consigues, es de las sensaciones más gratificantes. Si estás empezando en el mundo de los negocios, no te preocupes.

¿Quieres ampliar tu formación en materia de administración y dirección de empresas y convertirte en un experto de la gestión de empresas? Fórmate con la Maestría en Dirección General.

Clasificación de empresas

El tejido empresarial nacional e internacional está formado por un conjunto muy grande de empresas, compañías, organizaciones y asociaciones de características muy diversas; muchas de las cuales no tienen nada que ver entre ellas. A pesar de que haya miles y miles de empresas, cada una de ellas posee una plantilla de trabajadores, una metodología de trabajo y una estructura única, adaptada a sus necesidades y a su actividad empresarial.

No obstante, es importante saber qué tipos de empresas y sociedades existen para saber cómo actuar a la hora de realizar cualquier gestión con estas, o a la hora de crear tu propia compañía.

Tipos de empresas según su forma jurídica

La clasificación de empresas en España según su forma jurídica es muy amplia, así que vamos a mencionar cada una de ellas junto a una breve descripción de sus características más destacables.

  • Autónomo. Es un empresario individual que factura como persona física utilizando su NIF.
  • Emprendedor de Responsabilidad limitada. Se trata de una fórmula que permite que las personas autónomas puedan mantener a salvo su patrimonio personal.
  • Comunidad de bienes. Es un sistema de asociación entre autónomos muy sencillo. Se requieren mínimo dos socios para formar una comunidad de bienes.
  • Entidades de capital de riesgo. Sobre este tipo de empresas se aplica una estrategia de inversión cuyo objetivo es aumentar la financiación y maximizar el valor de la empresa. Las sociedades de capital riesgo requieren un capital mínimo para invertir de 1.200.000€, mientras que los fondos de capital riesgo requieren 1.650.000€; además de un mínimo de 3 miembros del Consejo de Administración.
  • Agrupación de interés económico. Estas entidades prestan servicios auxiliares de diversos tipos. Su actividad se centra en optimizar los procesos productivos y el desarrollo de la actividad de las empresas.

Tipos de Sociedades

  • Sociedad Civil. Agrupación de autónomos y profesionales que pertenecen a un mismo sector. Se requieren mínimo dos socios para constituirla.
  • Sociedad Colectiva. En este caso, los socios de la empresa se encuentran en igualdad de condiciones; por ejemplo, tienen las mismas disposiciones jurídicas. Se requieren mínimo dos socios para constituirla.
  • Sociedad Comanditaria simple. Esta sociedad mercantil tiene un carácter personalista con socios colectivos. Se requieren mínimo dos socios para constituirla.
  • Sociedad Comanditaria por acciones. El capital de esta sociedad mercantil está dividido en acciones. Se requieren mínimo dos socios para constituirla y un capital mínimo de 60.000€.
  • Sociedad cooperativa de trabajo asociado. Conjunto de sociedades formadas por profesionales que pertenecen al mismo sector.
  • Sociedades profesionales. Los profesionales que forman parte de este tipo de sociedades tienen que tener un título formativo acreditado y haberse inscrito en el colegio profesional de su profesión.
  • Sociedad de garantía recíproca. Este tipo de sociedades son entidades financieras que facilitan créditos a las PyMES. Requiere de mínimo 150 socios para constituirse y una inversión de 10.000.000€.
  • Sociedad agraria de transformación. Es una sociedad civil cuya finalidad es económica y social.
Sociedades de Responsabilidad Limitada
  • Sociedad de Responsabilidad Limitada. Se trata de una sociedad compuesta por uno o varios socios. Es la más adecuada para aquellos negocios que trabajan con un gran volumen de clientes, proveedores y distribuidores.
    • Sociedad Limitada de formación sucesiva.  Esta sociedad no tiene un capital mínimo, tiene libertad en la denominación social y no tiene un número máximo de socios.
    • Sociedad Limitada de nueva empresa. Se utilizan, mayoritariamente, para potenciar la creación de pequeñas y medianas empresas. Se requiere un capital mínimo de 3.000€ y un máximo de 120.000€. además de entre 1 y 5 socios para constituirse.
  • Sociedad de Responsabilidad Limitada laboral. Esta sociedad, con un capital social mínimo de 3.000€, pertenece a los trabajadores que prestan servicios a la sociedad en función de una relación laboral indefinida.
Sociedad Anónima
  • Sociedad Anónima. Es un tipo de sociedad mercantil que reparte el capital en forma de acciones. De esta forma, uno o varios socios pueden adquirir acciones de la compañía y financiar su actividad. Se requiere un capital mínimo de 60.000€.
    • Sociedad Anónima laboral. Se requieren mínimo dos socios para constituirla y un capital mínimo de 60.000€.

Tipos de empresas según su tamaño

En función del número de trabajadores y el tipo de estructura que tenga una empresa, podemos distinguir las siguientes:

  • Microempresas. Son las empresas más pequeñas, ya que no alcanzan más de 10 trabajadores. Además, suelen tener un único socio que también es trabajador. En esta categoría podemos encontrar las start-ups o empresas familiares. Es habitual que en las microempresas los empleados compartan las mismas tareas.
  • Pequeñas empresas. Tienen entre 11 y 49 empleados y aunque muchos de estos negocios son rentables e independientes, no suelen tener un capital muy grande ni recursos financieros diversos. Este tipo de empresas tienen una estructura organizacional que produce una división del trabajo; es decir, cada empleado o grupo de empleados tiene a su cargo unas tareas determinadas.
  • Medianas empresas. Este tipo de empresas son las que forman gran parte del tejido empresarial en España. Tienen entre 50 y 250 trabajadores y una estructura que clasifica a los profesionales que trabajan en la empresa en departamentos organizados, donde cada uno de ellos se dedica a una área de actividad concreta (departamento de marketing, de recursos humanos, de contabilidad, etcétera).
  • Grandes empresas. Estas empresas suelen operar a nivel nacional e internacional, y poseen más de 250 trabajadores.

Tipos de empresas según su actividad

Según el tipo de actividad que realice la empresa, distinguimos las siguientes:

  • Empresas del sector primario. La actividad que generan estas empresas requiere del uso de materias primas procedentes de la naturaleza, como la agricultura, la ganadería y la minería.
  • Empresas del sector secundario. Se dedican a la transformación de las materias primas en productos y otros bienes de consumo. En esta categoría se encuentran los procesos de producción y fabricación.
  • Empresas del sector terciario. Estas empresas también se denominan del “sector servicios”, ya que su actividad no se basa en producir bienes materiales o servicios, sino en su comercialización. En esta categoría vemos profesiones de cara al público, por ejemplo.

¿Qué son los sistemas de gestión integral y qué ventajas tienen para las empresas?

Los sistemas de gestión integral fueron creados con el objetivo de optimizar y mejorar el funcionamiento de todo tipo de empresas, creando algo parecido a un engranaje que conecta las diversas piezas. Las grandes compañías manejan grandes cantidades de información y tienen varios procesos implícitos en su actividad comercial; por lo que la gestión integral permite que todas las partes de la cadena de producción se coordinen de forma correcta. De esta forma, disminuye la probabilidad de que ocurran errores humanos y fallos técnicos.

¿Quieres aprender más sobre gestión integral y adquirir conocimientos y habilidades de dirección de proyectos? Fórmate con nuestra Maestría en Dirección Estratégica y Gestión de Proyectos.

¿Qué es la gestión integral de una empresa?

Las empresas, sobretodo aquellas que operan en varios países y tienen mucho volumen de trabajo, tienen una cadena de producción compleja; además de tener que procesar grandes cantidades de información proveniente de procesos, proveedores, departamentos, clientes y tendencias de mercado, entre otros. Si todas las áreas de una empresa no están bien coordinadas entre sí, lo más probable es que el negocio fracase. Por esta razón nace la gestión integral, un mecanismo cuyo objetivo es conseguir que una empresa funcione como un engranaje bien engrasado, donde todas las piezas encajan entre sí y se coordinan con el mismo propósito.

¿Qué son los sistemas de gestión integral?

Todas las grandes compañías del mercado, nacionales e internacionales, cuentan con sistemas de gestión integral para organizar, controlar y gestionar correctamente todos sus procesos empresariales. Estas herramientas administrativas se encargan de de poner en marcha la cadena producción de una empresa, asegurando su correcta aplicación y garantizando la calidad y precisión de los productos y servicios que comercializan. Las personas físicas, por otro lado, son las encargadas de supervisar que estos sistemas funcionan correctamente y de implementar las mejoras necesarias para mejorar la gestión integral.

Pros y contras de los sistemas de gestión integral

Ventaja competitiva de la gestión integral

Como hemos mencionado con anterioridad, una de las funciones fundamentales de los sistemas de gestión integral es garantizar que todos los procesos de una empresa se llevan a cabo de forma adecuada. En general, estas herramientas suponen una ventaja competitiva, ya que las organizaciones ahorran costes, tiempo y otros recursos. Otros beneficios de los sistemas de gestión integral son los siguientes:

  •  Mejoran la toma de decisiones.
  • La empresa obtiene una visión global de ella misma a partir de la información recabada de todas las áreas.
  • Simplifica los registros de documentación y la gestión de los mismos.
  • Reduce costes y tiempos gracias a la automatización de tareas.
  • El personal de la empresa puede obtener información de lo que ocurre a nivel general, lo que mejora el sentimiento de pertenencia,

La gestión integral como desafío para las empresas

Como cualquier otra herramienta tecnológica, los sistemas de gestión integral también pueden presentar un desafío para empresas que carecen de experiencia en el uso de este tipo de software.

  • El primer reto es conseguir un sistema de gestión integral que se adecue a la actividad de la empresa. Conviene hacer un análisis exhaustivo, tanto de la propia empresa y sus necesidades, como de la oferta de programas que hay en el mercado para encontrar el más adecuado.
  • El segundo reto es el de formar a los empleados. Puede que parte del personal no esté cualificado o sea reticente a los cambios. La solución es informar e implicar a todos los miembros de la organización desde el primer momento para que se familiaricen con los sistemas y comprueben por sí mismos que los cambios van a mejorar la eficiencia de la empresa.
  • Por último, puede que para implementar un sistema de gestión integral se necesiten mayores recursos. Esta herramienta se tiene que percibir como una inversión de futuro que mejorará los procesos de la empresa, y no como un gasto.

 

 

¿Cómo son las empresas sostenibles?

En los últimos años se ha puesto en manifiesto la necesidad de aplicar cambios en el modelo económico y de negocio que conduzcan hacia un mercado formado por empresas sostenibles y respetuosas con el medio ambiente y con los derechos humanos. El objetivo es conseguir un equilibrio justo e igualitario a nivel social, con el menor impacto posible sobre el planeta. Una empresa es sostenible cuando es capaz de crear valor económico y social a largo plazo, minimizando el daño causado al medio ambiente y contribuyendo en el fomento del bienestar de las regiones y las comunidades donde operan.

¿Quieres aprender a implementar procesos sostenibles en tu empresa y mejorar tus habilidades de liderazgo? Fórmate con la Maestría Internacional en Liderazgo, RSC y Sostenibilidad.

¿Qué es la sostenibilidad empresarial?

Las empresas sostenibles crean valor económico y social a medio y a largo plazo a través de prácticas que contribuyan a mejorar el bienestar de las comunidades y de las regiones donde tiene lugar su actividad. Los procesos empresariales de este tipo de compañías tratan de reducir al máximo el impacto negativo que puedan tener en el medio ambiente. Además, el desarrollo empresarial sostenible no tiene por qué buscar la rentabilidad; sino el reparto equitativo de los recursos y las ganancias de las empresas.

Las empresas sostenibles tienen una clara ventaja competitiva sobre aquellas que aún no han teñido de verde su marca. Sin embargo, esto también genera cierta polémica, conocida bajo el nombre de “green washing”. Este concepto hace referencia a aquellas compañías que disfrazan su actividad de “sostenible” como parte de su estrategia de marketing, únicamente con el objetivo de publicitarse y hacerse un hueco en un mercado cada vez más concienciado de la importancia de cuidar el planeta en el que vivimos y las personas que lo habitan.

La sostenibilidad empresarial es muy importante, ya que quienes más influyen en la toma de decisiones de la sociedad, lo que incluye también las decisiones políticas, son las grandes empresas, las multinacionales y sus directivos. El compromiso de las organizaciones es clave para garantizar un futuro sostenible e igualitario.

¿Cómo son las empresas sostenibles?

Las empresas sostenibles comparten algunas características en común, que enumeramos a continuación:

  • Controlan el consumo energético y promueven hábitos orientados a reducirlo.
  • Tratan de reducir la huella ambiental mediante la medición del impacto que tiene la actividad de la empresa en el entorno que la rodea.
  • Operan en mercados que fomentan el comercio justo.
  • Colaboran con acciones sociales a través de entidades y asociaciones que velan por el cuidado del medio ambiente y la defensa de los derechos humanos.
  • Reciclan, reducen y reutilizan, especialmente las empresas que generan una mayor cantidad de residuos. La gestión de este tipo de productos es esencial para caminar hacia un futuro sostenible. La economía circular es imprescindible.
  • Aprovechan las nuevas tecnologías para digitalizar algunos procesos que permiten reducir los costes y el uso de recursos. Por ejemplo, hay empresas que imprimen muchos documentos, que podrían utilizarse de la misma forma en formato digital.
  • Fomentan la sostenibilidad a través de pequeños cambios: realizando acciones sostenibles orientadas a los clientes, fomentado el uso de transportes públicos y vehículos sostenibles, aplicando diseños ecológicos, etcétera. También tratan de concienciar a los trabajadores a través de programas de educación y formación ambiental.

La importancia de la Responsabilidad Social Corporativa para la sociedad

La Responsabilidad Social Corporativa es uno de los pilares básicos para muchas empresas, sobretodo para las que operan en grandes mercados y tienen un firme compromiso con la sociedad y con sus trabajadores. Se trata de una forma de proceder de las empresas que valora el impacto que su actividad empresarial tiene en el entorno que les rodea; tanto para sus clientes y empleados, como para la sociedad y el medio ambiente.

Amplía tu formación en materia de liderazgo y políticas sociales y de sostenibilidad con nuestra Maestría Internacional en Liderazgo, RSC y Sostenibilidad. Fórmate para ser un/a líder y aprende a dirigir empresas socialmente responsables.

¿Qué es la Responsabilidad Social Corporativa?

La Responsabilidad Social Corporativa es una práctica de las empresas que consiste en implementar políticas y acciones diversas orientadas a defender y promocionar los derechos humanos, la protección del medio ambiente, etcétera. También trata de optimizar los procesos empresariales para hacerlos más sostenibles, así como mejorar las condiciones laborales de los empleados de la compañía, entre otros. Se trata, de forma general, de reducir al máximo el impacto negativo que la actividad de la empresa pueda tener en su entorno.

La globalización, que en su momento fue percibida como una promesa de un futuro brillante, ha sido la causa de muchos problemas a nivel mundial: pobreza, cambio climático, aumento de las desigualdades, superpoblación de ciudades, gentrificación y un largo etcétera. Este fenómeno ha favorecido el aumento de poder de las empresas frente a los Estados, la disminución de los derechos humanos en favor del comercio internacional, la deslocalización y la privatización de servicios básicos, como la sanidad o la educación. Las empresas que son conscientes del daño que ocasionan al planeta Tierra y a sus habitantes son las que optan por equilibrar la balanza y dirigir acciones que beneficien a la sociedad y al medio ambiente. Estas son las organizaciones percibidas como socialmente responsables.

Por lo tanto, la Responsabilidad Social Corporativa está presente en los siguientes ámbitos:

  • Derechos humanos.
  • Condiciones laborales y prácticas de empleo.
  • Protección de la salud.
  • Sostenibilidad y cuestiones medioambientales.
  • Lucha contra el fraude y la corrupción.
  • Defensa de los intereses de los consumidores.

Principios de la RSC

1. Cumplimiento de la legislación

Las empresas tienen que comprometerse a cumplir la legislación. Esto se aplica a las políticas de protección del medio ambiente y de comercio, pero también a la legislación que concierne al mantenimiento de unas condiciones laborales óptimas y adecuadas a cada puesto de trabajo. Las organizaciones no pueden actuar en contra de lo establecido por la normativa y las Leyes vigentes en cada territorio; deben promover las medidas de protección al medio ambiente y el consumo responsable de toda la sociedad.

2. Globalidad y transversalidad

La Responsabilidad Social Corporativa trata de que las empresas se comprometan con las causas sociales y medio ambientales que afectan a toda la población. No se trata de mejorar las condiciones de determinados grupos de personas, sino de implementar acciones orientadas a mejorar el contexto general en el mayor territorio posible. La RSC, por lo tanto, tiene que tomar partido en el área de la educación y la formación, la investigación, la ciencia y la tecnología; además de fomentar la cooperación entre diversos sectores.

3. Ética y coherencia

Las organizaciones tienen que ser transparentes por lo que respecta a sus prácticas internas y externas. Las pautas y principios establecidos en las políticas y códigos de valores de las empresas tienen que ser comunicados siguiendo una estructura y una narrativa coherente. Asimismo, las prácticas de negocio que se lleven a cabo deben ser éticas desde un punto de vista social y no discriminar por razones de género, sexo, origen racial, religión u otros.

4. Gestión de impactos

Todas las organizaciones tienen que responsabilizarse de sus acciones y establecer procesos para disminuir al máximo el impacto negativo de su actividad empresarial. Ninguna sociedad puede tener unas condiciones óptimas de vida si el entorno que les rodea está dañado. Por esta razón, las empresas socialmente responsables deben dirigir acciones orientadas a gestionar el impacto social y medio ambiental que generan.

5. Satisfacción de las necesidades

Las empresas socialmente responsables tienen que velar por satisfacer las expectativas y las necesidades de la sociedad, de sus trabajadores, de sus clientes y proveedores, así como de otros agentes que intervengan en la cadena de producción. Para ello, las empresas también deben implementar procesos de autoevaluación que les permitan identificar sus cualidades y debilidades, detectar oportunidades de mejora y establecer medidas correctivas. Por otro lado, las organizaciones también deben velar para mejorar las relaciones internas y externas de las empresas.

 

 

La importancia de las actividades de Team Building para empresas

Las actividades de Team Building para empresas están orientadas a fomentar el trabajo en equipo y a mejorar la resolución de conflictos. Es una estrategia de cohesión grupal muy utilizada por aquellas organizaciones que son conscientes de la importancia que tiene que sus empleados estén unidos y sepan cooperar entre sí para alcanzar objetivos comunes.

La construcción de equipos sigue siendo una de las asignaturas pendientes de muchos directivos y empresas de todo tipo. Si quieres ser un/a buen/a líder, fórmate con la Maestría Internacional en Dirección General y Team Building.

¿Qué es el Team Building?

Las actividades de Team Building para empresas son estrategias o acciones orientadas a fomentar el espíritu y el trabajo de equipo y cultivar la relación entre los miembros de una organización con el fin de mejorar los procesos de la empresa y obtener mejores resultados. Si diriges un negocio, sabrás que cuanto mejor sea el ambiente de trabajo, mayor satisfacción tendrán los empleados. No hay mejor empresa que aquella de la que están orgullosos sus trabajadores. Por lo tanto, fomentar y mejorar las relaciones del equipo es esencial para garantizar el éxito.

Beneficios del Team Building

  • Fortalece la cohesión grupal y mejora las relaciones entre los miembros de la organización.
  • Fomenta la construcción de equipos de trabajo cuya relación entre los miembros beneficia el rendimiento del equipo en su totalidad.
  • Aumenta el porcentaje de éxito en la consecución de objetivos.
  • Mejora el conocimiento de las habilidades de los miembros del equipo, de sus fortalezas y de sus debilidades. Esto ayudará a que cada individuo explore y desarrolle sus capacidades junto a sus compañeros y compañeras.
  • Aumenta la productividad y la motivación de los miembros del equipo.
  • Mejora la toma de decisiones y la resolución de conflictos.

Actividades de Team Building para empresas

A continuación, repasamos algunas de las actividades de Team Building para empresas más utilizadas y con mejores resultados. Dependiendo del tamaño de la empresa, serán mejor unas que otras. El coaching empresarial, por ejemplo, está orientado a grupos medianos y pequeños; mientras que las actividades deportivas son muy recomendables para grandes empresas por la facilidad de formar varios equipos.

1. Coaching empresarial

El coaching empresarial es una dinámica muy utilizada en grandes organizaciones. Consiste en crear un espacio de autoreflexión y empoderamiento humano; donde se fomente la comunicación entre los empleados y se lleven a cabo actividades o acciones orientadas a potenciar las habilidades de cada miembro del equipo. El objetivo final es mejorar el rendimiento individual y grupal y fomentar el trabajo en equipo y la cohesión grupal.

2. Actividades deportivas para empresas

El deporte es una de las mejores formas de estrechar lazos con otras personas. Es una actividad placentera que, además, es beneficiosa para la salud y fomenta unos hábitos de vida saludables. Por otro lado, es ideal para las empresas cuya actividad laboral es sedentaria; por ejemplo, para los miembros de una oficina es una buena forma de salir del lugar de trabajo habitual, ejercitarse físicamente, divertirse, etcétera.

3. Voluntariado

La Responsabilidad Social Corporativa es uno de los mayores ejes de las organizaciones de éxito del mercado actual. Para las empresas, supone su oportunidad de contribuir a mejorar determinados aspectos de la sociedad; tales como temas medio ambientales o relacionados con causas sociales. El compromiso ético de las organizaciones debe extenderse a toda la plantilla. Para ello, una de las actividades de Team Building podría ser la de realizar voluntariados por equipos. Cada miembro del grupo deberá aprovechar esta actividad para desarrollar sus habilidades comunicativas, su empatía y asertividad, entre otros.

4. Celebraciones de empresa

En pequeñas y medianas empresas, los cumpleaños, éxitos laborales y otro tipo de festividades suelen celebrarse en grupo. El equipo puede reservar unas horas o un día a la semana o al mes para reunir a toda la plantilla o parte de ella y celebrar la fecha marcada en el calendario. Esta actividad permite que los empleados tengan un rato de desconexión, hablen entre ellos, estrechen lazos y se cultiven las relaciones entre miembros de la organización.

5. Jornadas de reflexión

A veces, uno de los problemas que se percibe en el ambiente de una organización es la falta de participación e implicación de muchos empleados en la toma de decisiones de la empresa; o la falta de conocimiento, por parte de los empleados sin cargo directivo, de los procesos, estrategias y cambios internos de la organización. Organizar unas jornadas de reflexión donde todos los miembros del equipo puedan participar y conocer el estado actual de la empresa beneficiará, no solo las relaciones entre los miembros del equipo, sino también la percepción que los trabajadores tienen de su empresa. De esta forma, se sentirán parte del todo y aumentará la satisfacción laboral. Además, esta jornada también se puede aprovechar para pedir la opinión de los empleados.

  • ¿Qué se está haciendo bien?
  • ¿Qué se está haciendo mal?
  • ¿Tienes alguna propuesta de mejora?
  • ¿Qué crees que sería necesario reforzar?

#iguru_soc_icon_wrap_61af74778b4d7 a{ background: transparent; }#iguru_soc_icon_wrap_61af74778b4d7 a:hover{ background: transparent; border-color: #7cbc61; }#iguru_soc_icon_wrap_61af74778b4d7 a{ color: #7cbc61; }#iguru_soc_icon_wrap_61af74778b4d7 a:hover{ color: #ffffff; }.iguru_module_social #soc_icon_61af74778b5081{ color: #ffffff; }.iguru_module_social #soc_icon_61af74778b5081:hover{ color: #7cbc61; }.iguru_module_social #soc_icon_61af74778b5081{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_61af74778b5081:hover{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_61af74778b5202{ color: #ffffff; }.iguru_module_social #soc_icon_61af74778b5202:hover{ color: #7cbc61; }.iguru_module_social #soc_icon_61af74778b5202{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_61af74778b5202:hover{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_61af74778b52d3{ color: #ffffff; }.iguru_module_social #soc_icon_61af74778b52d3:hover{ color: #7cbc61; }.iguru_module_social #soc_icon_61af74778b52d3{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_61af74778b52d3:hover{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_61af74778b5394{ color: #ffffff; }.iguru_module_social #soc_icon_61af74778b5394:hover{ color: #7cbc61; }.iguru_module_social #soc_icon_61af74778b5394{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_61af74778b5394:hover{ background: rgba(255,255,255,0.01); }