Categoría: Dirección

La importancia de las actividades de Team Building para empresas

Las actividades de Team Building para empresas están orientadas a fomentar el trabajo en equipo y a mejorar la resolución de conflictos. Es una estrategia de cohesión grupal muy utilizada por aquellas organizaciones que son conscientes de la importancia que tiene que sus empleados estén unidos y sepan cooperar entre sí para alcanzar objetivos comunes.

La construcción de equipos sigue siendo una de las asignaturas pendientes de muchos directivos y empresas de todo tipo. Si quieres ser un/a buen/a líder, fórmate con la Maestría Internacional en Dirección General y Team Building.

¿Qué es el Team Building?

Las actividades de Team Building para empresas son estrategias o acciones orientadas a fomentar el espíritu y el trabajo de equipo y cultivar la relación entre los miembros de una organización con el fin de mejorar los procesos de la empresa y obtener mejores resultados. Si diriges un negocio, sabrás que cuanto mejor sea el ambiente de trabajo, mayor satisfacción tendrán los empleados. No hay mejor empresa que aquella de la que están orgullosos sus trabajadores. Por lo tanto, fomentar y mejorar las relaciones del equipo es esencial para garantizar el éxito.

Beneficios del Team Building

  • Fortalece la cohesión grupal y mejora las relaciones entre los miembros de la organización.
  • Fomenta la construcción de equipos de trabajo cuya relación entre los miembros beneficia el rendimiento del equipo en su totalidad.
  • Aumenta el porcentaje de éxito en la consecución de objetivos.
  • Mejora el conocimiento de las habilidades de los miembros del equipo, de sus fortalezas y de sus debilidades. Esto ayudará a que cada individuo explore y desarrolle sus capacidades junto a sus compañeros y compañeras.
  • Aumenta la productividad y la motivación de los miembros del equipo.
  • Mejora la toma de decisiones y la resolución de conflictos.

Actividades de Team Building para empresas

A continuación, repasamos algunas de las actividades de Team Building para empresas más utilizadas y con mejores resultados. Dependiendo del tamaño de la empresa, serán mejor unas que otras. El coaching empresarial, por ejemplo, está orientado a grupos medianos y pequeños; mientras que las actividades deportivas son muy recomendables para grandes empresas por la facilidad de formar varios equipos.

1. Coaching empresarial

El coaching empresarial es una dinámica muy utilizada en grandes organizaciones. Consiste en crear un espacio de autoreflexión y empoderamiento humano; donde se fomente la comunicación entre los empleados y se lleven a cabo actividades o acciones orientadas a potenciar las habilidades de cada miembro del equipo. El objetivo final es mejorar el rendimiento individual y grupal y fomentar el trabajo en equipo y la cohesión grupal.

2. Actividades deportivas para empresas

El deporte es una de las mejores formas de estrechar lazos con otras personas. Es una actividad placentera que, además, es beneficiosa para la salud y fomenta unos hábitos de vida saludables. Por otro lado, es ideal para las empresas cuya actividad laboral es sedentaria; por ejemplo, para los miembros de una oficina es una buena forma de salir del lugar de trabajo habitual, ejercitarse físicamente, divertirse, etcétera.

3. Voluntariado

La Responsabilidad Social Corporativa es uno de los mayores ejes de las organizaciones de éxito del mercado actual. Para las empresas, supone su oportunidad de contribuir a mejorar determinados aspectos de la sociedad; tales como temas medio ambientales o relacionados con causas sociales. El compromiso ético de las organizaciones debe extenderse a toda la plantilla. Para ello, una de las actividades de Team Building podría ser la de realizar voluntariados por equipos. Cada miembro del grupo deberá aprovechar esta actividad para desarrollar sus habilidades comunicativas, su empatía y asertividad, entre otros.

4. Celebraciones de empresa

En pequeñas y medianas empresas, los cumpleaños, éxitos laborales y otro tipo de festividades suelen celebrarse en grupo. El equipo puede reservar unas horas o un día a la semana o al mes para reunir a toda la plantilla o parte de ella y celebrar la fecha marcada en el calendario. Esta actividad permite que los empleados tengan un rato de desconexión, hablen entre ellos, estrechen lazos y se cultiven las relaciones entre miembros de la organización.

5. Jornadas de reflexión

A veces, uno de los problemas que se percibe en el ambiente de una organización es la falta de participación e implicación de muchos empleados en la toma de decisiones de la empresa; o la falta de conocimiento, por parte de los empleados sin cargo directivo, de los procesos, estrategias y cambios internos de la organización. Organizar unas jornadas de reflexión donde todos los miembros del equipo puedan participar y conocer el estado actual de la empresa beneficiará, no solo las relaciones entre los miembros del equipo, sino también la percepción que los trabajadores tienen de su empresa. De esta forma, se sentirán parte del todo y aumentará la satisfacción laboral. Además, esta jornada también se puede aprovechar para pedir la opinión de los empleados.

  • ¿Qué se está haciendo bien?
  • ¿Qué se está haciendo mal?
  • ¿Tienes alguna propuesta de mejora?
  • ¿Qué crees que sería necesario reforzar?

Las habilidades directivas más fundamentales

Todas las personas que tengan un mínimo poder de decisión dentro de una empresa, también deben tener aquellas habilidades directivas más fundamentales. Estas habilidades no solo sirven para las personas que tengan algún cargo de dirección, sino que muchas de ellas son cualidades que cualquier empleado debería tener. Si quieres ser un buen director o un buen empleado, echa un vistazo a nuestra Maestría Internacional en Habilidades Directivas.

¿Qué son las habilidades directivas?

Las habilidades directivas son un conjunto de capacidades y conocimientos que las personas poseen para desarrollar actividades de liderazgo y para desempeñar el rol de gerente o de líder en un grupo de trabajo. Cada vez los directivos de las empresas son más conscientes de la importancia de motivar a su equipo. Es por eso que cuentan con una serie de habilidades que les permiten dar motivación y convertirse en el referente del equipo de trabajo.

En definitiva, trabajar y descubrir cuáles son tus habilidades directivas hará que te conviertas en un profesional capaz de liderar y de crear valor en cualquier organización.

3 tipos de habilidades directivas

Se puede distinguir tres tipos distintos de habilidades directivas:

  • Habilidades conceptuales: es la capacidad de poder analizar las tendencias, los distintos escenarios, saber prevenir los cambios…
  • Habilidades humanas: es la capacidad de saber liderar, motivar, dirigir a los empleados y inspirarlos. Es la que hace posible que todos los miembros del equipo trabajen para el mismo objetivo.
  • Habilidades técnicas: se trata de conocimientos específicos para realizar una actividad concreta.

Habilidades directivas fundamentales

  • Tomar decisiones. Es muy importante tomar buenas decisiones, ya que estas repercutirán sobre el resultado del trabajo. Para poder desarrollar esta habilidad se deben marcar unos objetivos claros y tomar el camino que más se aproxime a cumplirlos.
  • Dirigir i liderar. Hoy en día nos encontramos con cambios continuos a los que debemos saber adaptarnos. Por eso, la capacidad de saber dirigir y liderar al equipo de trabajo es esencial para poder conseguir mejores resultados.
  • Ser asertivo. Las personas que tengan esta capacidad serán capaces de defender sus ideas, mantener sus creencias y convencer a los demás.
  • Negociar. Las habilidades comunicativas son muy importantes para negociar. La comunicación es fundamental tanto para tratar con personas de dentro de la empresa como de fuera.
  • Capacidad de adaptación. A veces las cosas salen mal y no podemos rendirnos, siempre debemos ser capaces de adaptarnos a las nuevas situaciones y buscar soluciones. Esto también ayudará a tomar decisiones adecuadas y realistas.
  • Tener inteligencia emocional. El líder de un equipo de trabajo debe lidiar i hablar con las personas, teniendo en cuenta que estas también tienen sentimientos. Como directivo, se debe escuchar, ser empático y aprender a comunicar a nivel emocional. De esta manera, el equipo también confiará en el líder.

Os animamos a poner en práctica estas habilidades directivas, tanto si sois directivos como empleados. Estas capacidades te ayudarán a crecer de manera profesional dentro y fuera de la empresa. Gracias a estas habilidades directivas, seguramente os convertiréis en líderes y representantes de vuestra empresa.

5 tipos de líderes más comunes en las empresas

En el ámbito empresarial existen varios tipos de líderes y cada uno de ellos tiene sus pros y sus contras. Hoy conocemos las diferencias entre los estilos de liderazgo más comunes en las organizaciones. ¿Quieres desarrollar tu madera de líder? Cursa la Maestría Internacional en Liderazgo y adquiere las competencias y habilidades necesarias para dirigir equipos de trabajo.

5 tipos de líderes en las organizaciones empresariales

La filosofía de la organización, los objetivos a alcanzar y la actitud que toman los empleados pueden determinar la necesidad de un tipo de liderazgo u otro.

En cualquier caso, sea cual sea el estilo de liderazgo, cabe tener presente que este debe tener un enfoque positivo para potenciar el rendimiento y la motivación de los empleados, así como su bienestar en la empresa. Contrariamente, un liderazgo negativo puede generar ansiedad, insatisfacción en el trabajo, baja autoestima y, en los peores casos, síndrome de burnout.

Estos son los 5 tipos de líderes más habituales en los entornos empresariales.

1. Líder laissez-faire

El líder laissez-faire, también conocido como líder delegativo, no ejerce vigilancia sobre los empleados e interviene en casos muy puntuales, solo cuando es estrictamente necesario. Se trata de un enfoque no autoritario que percibe al empleado como alguien capaz de desarrollar sus funciones, siendo por sí mismo productivo y eficaz, sin necesidad de recibir una supervisión continuada por parte de sus superiores.

Esta forma de dirigir a los empleados puede fomentar su autonomía, mejorar sus dotes creativos e, incluso, su nivel de satisfacción en el puesto de trabajo. No obstante, hay trabajadores que tienen un modo de trabajar más pasivo y requieren de una mayor guía y control.

2. Líder autocrático

El liderazgo autocrático se caracteriza por abarcar todo el poder y difícilmente acepta otros puntos de vista y aportaciones. En este caso, el líder empresarial funciona de modo unidireccional: él da las órdenes y los demás obedecen.

Entre los diferentes tipos de líderes, este estilo puede ser efectivo cuando se requiere tomar decisiones rápidamente, pero al no tener en cuenta la opinión de los trabajadores, estos pueden sentirse más desmotivados e infravalorados.

3. Líder democrático

También denominado líder participativo, este estilo de liderazgo se basa en promover la colaboración de todo el equipo. Si bien es cierto que este perfil de líder termina tomando la decisión, fomenta previamente la participación de los empleados y tiene en cuenta sus distintas aportaciones.

Por tanto, una de las ventajas del liderazgo democrático es que los trabajadores se implican en lo procesos de decisión y, por ende, se sienten más parte de la organización. Además, desarrollan sus capacidades para innovar y ser más productivos sobre la marcha.

4. Líder transformacional

En los tipos de líderes, uno de los que aportan mayor flexibilidad y potencian la productividad es el transformacional. Este enfoque aplica una comunicación de alto nivel para alcanzar las metas fijadas y, asimismo, transmite a los empleados una marcada visión de innovación continua.

El líder transformacional pone el foco en los valores compartidos, las ideas y en una visión de cambio para la evolución de la compañía.

5. Líder transaccional

El líder transaccional aplica procesos de intercambio con los empleados. Es decir, estos son premiados cuando llevan a cabo sus labores satisfactoriamente, dando pie a un incremento de la productividad. Con lo cual, este tipo de liderazgo se rige por objetivos definidos y, simultáneamente, unidos a las recompensas que los subordinados recibirán por llevar a cabo las metas establecidas.

Al ser un tipo de líder tan orientado a la consecución de objetivos, puede no ser el más efectivo, teniendo en cuenta que nos encontramos en entornos empresariales en constante innovación, que requieren seguir estrategias diferentes e inmediatas de acuerdo a las circunstancias.

 

 

#iguru_soc_icon_wrap_61f4e58878f3c a{ background: transparent; }#iguru_soc_icon_wrap_61f4e58878f3c a:hover{ background: transparent; border-color: #7cbc61; }#iguru_soc_icon_wrap_61f4e58878f3c a{ color: #7cbc61; }#iguru_soc_icon_wrap_61f4e58878f3c a:hover{ color: #ffffff; }.iguru_module_social #soc_icon_61f4e58878f731{ color: #ffffff; }.iguru_module_social #soc_icon_61f4e58878f731:hover{ color: #7cbc61; }.iguru_module_social #soc_icon_61f4e58878f731{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_61f4e58878f731:hover{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_61f4e58878f922{ color: #ffffff; }.iguru_module_social #soc_icon_61f4e58878f922:hover{ color: #7cbc61; }.iguru_module_social #soc_icon_61f4e58878f922{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_61f4e58878f922:hover{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_61f4e58878f9f3{ color: #ffffff; }.iguru_module_social #soc_icon_61f4e58878f9f3:hover{ color: #7cbc61; }.iguru_module_social #soc_icon_61f4e58878f9f3{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_61f4e58878f9f3:hover{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_61f4e58878faa4{ color: #ffffff; }.iguru_module_social #soc_icon_61f4e58878faa4:hover{ color: #7cbc61; }.iguru_module_social #soc_icon_61f4e58878faa4{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_61f4e58878faa4:hover{ background: rgba(255,255,255,0.01); }