Categoría: Recursos Humanos

Las competencias laborales más demandadas

Las competencias laborales son decisivas a la hora de conseguir un empleo: saber hablar, ser un líder, trabajar en equipo sin problemas, tener la capacidad para organizarse y planificar las tareas a realizar, y un largo etcétera. Las hay generales, y otras más específicas que tienen que ver con tareas concretas. Hoy vamos a hablar de todas y cada una de ellas, ¡así que toma nota!

Amplía tu formación en el ámbito de los recursos humanos y aprende más sobre las competencias laborales con la Maestría Internacional en Gestión de Recursos Humanos por Competencias. Modalidad 100% online y adaptada a tu ritmo. 

¿Qué son las competencias laborales?

Las competencias laborales son conocimientos y habilidades que tiene una persona y que le ayudan a completar una tarea o actividad laboral con éxito. Es decir, es el conjunto de actitudes y aptitudes que hacen que una persona sea competente para un puesto de trabajo determinado.

Las competencias laborales son mucho más que una técnica, ya que para ser consideradas como tal se requiere más que simples conocimientos teóricos, se trata de la capacidad total para ejecutar una tarea. Por ejemplo, una persona que ha estudiado fotografía profesional ha adquirido la información necesaria para saber cómo utilizar una cámara, pero puede que le falte la habilidad para utilizarla correctamente y ejecutar un proyecto determinado. Por lo tanto, podríamos decir que una competencia laboral es la unión del saber más el saber hacer.

Para saber en qué competencias laborales destacas más, se pueden emplear tres métodos:

  • Test de competencias laborales.
  • Dinámicas para evaluar competencias laborales.
  • Entrevista de competencias laborales.

Tipos de competencias laborales

Las competencias laborales se clasifican en tres grupos: básicas, generales o transversales y específicas.

  • Competencias profesionales básicas. Se trata de un conjunto de conocimientos y habilidades básicas, adquiridas gracias a una formación educativa básica. Este tipo de competencias las suele tener cualquier candidato a empleado y se pueden desarrollar con facilidad. Además, estas competencias se dividen en dos sub-grupos:
    • Personales, adquiridas por la educación obligatoria (sumar, restar, leer, escribir, etcétera).
    • Sociales, adquiridas mediante la socialización (normas de conducta básica, estándares sociales, comportamiento en sociedad, etcétera).
  • Competencias profesionales genéricas o transversales. Reúne una serie de competencias generales que son de ayuda para cualquier tipo de empleo. Se trata de habilidades o aptitudes como la inteligencia emocional, el pensamiento creativo, la resolución de conflictos, la capacidad para trabajar en equipo y la facilidad para adaptarse, entre otros. Hay personas que tienen unas competencias transversales que otras personas no tienen, pero son las organizaciones las que tienen qué establecer qué competencias quieren para su empresa. Por ejemplo, si hablamos de una agencia de publicidad, lo ideal es que los empleados posean habilidades creativas y conocimientos en materia de diseño gráfico, entre otros. La mayoría de competencias transversales no son innatas, se aprenden mediante el establecimiento de planes de formación específicos, esfuerzo y práctica continua.
  • Competencias profesionales específicas. Este tipo de competencias se refieren a un oficio o profesión concreta. Por ejemplo, para trabajar de soldador hay que tener unos conocimientos muy concretos en la materia y la habilidad para utilizar las herramientas y los productos necesarios; mientras que un vendedor debe tener habilidades sociales y comerciales. También Estas competencias son las que marcan la diferencia y pueden ser decisivas a la hora de conseguir un empleo.

Competencias laborales más demandadas en el mercado laboral

A la hora de hacer una entrevista de trabajo conviene haber trabajado ciertas competencias profesionales que pueden ser de ayuda para demostrar que los conocimientos y las habilidades solicitados en la oferta de empleo se poseen. Asimismo, también conviene trabajar otras aptitudes que constituyen algunas de las competencias laborales más demandadas por empresas de todo tipo:

  • Tener iniciativa propia y ser proactivo/a.
  • Saber tomar decisiones y pensamiento crítico.
  • Capacidad de aprendizaje.
  • Flexibilidad y adaptación al cambio.
  • Habilidades sociales e interpersonales.
  • Sentido de la responsabilidad.
  • Capacidad para trabajar en equipo.
  • Orientación a resultados.
  • Facilidad para organizarse.

Competencias digitales

La digitalización está presente en la gran mayoría oficios, profesiones y ámbitos de estudio, por lo que las competencias digitales también son muy demandadas por todo tipo de empresas. Hablamos desde el manejo básico de un ordenador, hasta conocimientos avanzados en el paquete Office, especialmente por lo que al uso de Excel se refiere. Algunas competencias digitales son las siguientes:

  • Creación de contenido digital.
  • Habilidades de comunicación en línea.
  • Manejo de la información y tratamiento de datos.
  • Dominio de herramientas digitales.
  • Resolución de problemas técnicos y conceptuales a nivel digital.
  • Seguridad en la red.
  • Capacidad para gestionar la reputación online.

Nuevos modelos de trabajo: Smart Working

La pandemia del covid-10 nos ha demostrado que un nuevo modelo de trabajo es posible; y que conceptos como “teletrabajo”, “trabajo en remoto” o smart working han llegado para quedarse. Las empresas han tenido que adaptarse a esta nueva realidad; así como hacer uso de la tecnología para poder mantener su producción y su actividad empresarial al mismo nivel (o más) que antes de la pandemia.

Si quieres conocer nuevos modelos de trabajo y aumentar tu capacidad de organización y planificación, fórmate con la Maestría Internacional en Teletrabajo, Gestión de Tareas y Planificación. Se trata de una formación 100% online y orientada a trabajadores y líderes de todo tipo de empresas.

¿Qué es el Smart Working?

Las nuevas tecnologías, junto con la necesidad de desplazar los puestos de trabajo de las grandes ciudades, ha propiciado la aparición de nuevos modelos de trabajo que ofrecen una mayor conciliación con la vida personal y familiar. El smart working es una fórmula de gestión empresarial basada en tres grandes pilares:

  1. Movilidad y flexibilidad horaria.
  2. Trabajo por equipos.
  3. Uso de nuevas tecnologías.

El objetivo de este modelo de trabajo es conseguir una gestión más eficaz de las personas y de su fuerza de trabajo. No solo busca aumentar la productividad; sino también aumentar la satisfacción de los empleados y lograr una mejor conciliación entre el trabajo y la vida personal. En algunos países que han optimizado su sistema laboral, como Finlandia o Dinamarca, es muy habitual ver a las personas haciendo su trabajo en remoto, desde cafeterías, bibliotecas, librerías o espacios de co-working, entre otros. No obstante, para que esto sea posible hay que adaptar el modelo de negocio de las empresas a las nuevas tecnologías y fomentar la conciliación laboral.

El smart working se diferencia del teletrabajo porque se apoya en las nuevas tecnologías para permitir una mayor flexibilidad horaria y en materia de herramientas de trabajo. El teletrabajo muchas veces no es trabajo en remoto, sino “llevarse la oficina a casa”. Esto, lejos de aumentar la productividad y facilitar el trabajo desde casa, produce estrés y burnout, ya que se hace complicado separar el espacio de trabajo del espacio vital en el hogar.

Ventajas del Smart Working

La implementación del smart working es un reto para trabajadores y empresarios, ya que implica diversos cambios. Por una parte, las compañías tienen que proveer formación tecnológica a sus empleados; así como dotarles del equipo y las herramientas tecnológicas necesarias para que puedan hacer un trabajo. Y, por otra parte, los trabajadores tienen que trabajar sus habilidad para organizar y gestionar sus tareas y el tiempo que dedican a estas; además de comprometerse a mantenerse al día en el ámbito de las nuevas tecnologías y garantizar una comunicación fluida con sus compañeros y compañeras de trabajo. No obstante, las ventajas del smart working lo convierten en un modelo de trabajo que, en un futuro, cabe la posibilidad de que se implemente en muchas empresas.

  •  Aumenta la productividad de los trabajadores al permitir una mayor flexibilidad; por lo tanto, cada empleado puede aprovechar el tiempo en el que es más productivo.
  • Aumenta la autonomía del trabajador, así como su satisfacción en el puesto de trabajo.
  • Mejora la conciliación laboral.
  • Permite obtener mejores resultados en el desempeño de tareas.
  • Facilita la atracción de talento humano a la empresa.
  • Fomenta un entorno de trabajo colaborativo y la formación de equipos multidisciplinares que trabajen juntos en la consecución de un objetivo común.
  • Permite una mejor optimización de los costes.
  • Disminuye el impacto medio ambiental que ocasionan los desplazamientos hasta los puestos de trabajo, que mayoritariamente suelen estar en las ciudades.

La importancia de las actividades de Team Building para empresas

Las actividades de Team Building para empresas están orientadas a fomentar el trabajo en equipo y a mejorar la resolución de conflictos. Es una estrategia de cohesión grupal muy utilizada por aquellas organizaciones que son conscientes de la importancia que tiene que sus empleados estén unidos y sepan cooperar entre sí para alcanzar objetivos comunes.

La construcción de equipos sigue siendo una de las asignaturas pendientes de muchos directivos y empresas de todo tipo. Si quieres ser un/a buen/a líder, fórmate con la Maestría Internacional en Dirección General y Team Building.

¿Qué es el Team Building?

Las actividades de Team Building para empresas son estrategias o acciones orientadas a fomentar el espíritu y el trabajo de equipo y cultivar la relación entre los miembros de una organización con el fin de mejorar los procesos de la empresa y obtener mejores resultados. Si diriges un negocio, sabrás que cuanto mejor sea el ambiente de trabajo, mayor satisfacción tendrán los empleados. No hay mejor empresa que aquella de la que están orgullosos sus trabajadores. Por lo tanto, fomentar y mejorar las relaciones del equipo es esencial para garantizar el éxito.

Beneficios del Team Building

  • Fortalece la cohesión grupal y mejora las relaciones entre los miembros de la organización.
  • Fomenta la construcción de equipos de trabajo cuya relación entre los miembros beneficia el rendimiento del equipo en su totalidad.
  • Aumenta el porcentaje de éxito en la consecución de objetivos.
  • Mejora el conocimiento de las habilidades de los miembros del equipo, de sus fortalezas y de sus debilidades. Esto ayudará a que cada individuo explore y desarrolle sus capacidades junto a sus compañeros y compañeras.
  • Aumenta la productividad y la motivación de los miembros del equipo.
  • Mejora la toma de decisiones y la resolución de conflictos.

Actividades de Team Building para empresas

A continuación, repasamos algunas de las actividades de Team Building para empresas más utilizadas y con mejores resultados. Dependiendo del tamaño de la empresa, serán mejor unas que otras. El coaching empresarial, por ejemplo, está orientado a grupos medianos y pequeños; mientras que las actividades deportivas son muy recomendables para grandes empresas por la facilidad de formar varios equipos.

1. Coaching empresarial

El coaching empresarial es una dinámica muy utilizada en grandes organizaciones. Consiste en crear un espacio de autoreflexión y empoderamiento humano; donde se fomente la comunicación entre los empleados y se lleven a cabo actividades o acciones orientadas a potenciar las habilidades de cada miembro del equipo. El objetivo final es mejorar el rendimiento individual y grupal y fomentar el trabajo en equipo y la cohesión grupal.

2. Actividades deportivas para empresas

El deporte es una de las mejores formas de estrechar lazos con otras personas. Es una actividad placentera que, además, es beneficiosa para la salud y fomenta unos hábitos de vida saludables. Por otro lado, es ideal para las empresas cuya actividad laboral es sedentaria; por ejemplo, para los miembros de una oficina es una buena forma de salir del lugar de trabajo habitual, ejercitarse físicamente, divertirse, etcétera.

3. Voluntariado

La Responsabilidad Social Corporativa es uno de los mayores ejes de las organizaciones de éxito del mercado actual. Para las empresas, supone su oportunidad de contribuir a mejorar determinados aspectos de la sociedad; tales como temas medio ambientales o relacionados con causas sociales. El compromiso ético de las organizaciones debe extenderse a toda la plantilla. Para ello, una de las actividades de Team Building podría ser la de realizar voluntariados por equipos. Cada miembro del grupo deberá aprovechar esta actividad para desarrollar sus habilidades comunicativas, su empatía y asertividad, entre otros.

4. Celebraciones de empresa

En pequeñas y medianas empresas, los cumpleaños, éxitos laborales y otro tipo de festividades suelen celebrarse en grupo. El equipo puede reservar unas horas o un día a la semana o al mes para reunir a toda la plantilla o parte de ella y celebrar la fecha marcada en el calendario. Esta actividad permite que los empleados tengan un rato de desconexión, hablen entre ellos, estrechen lazos y se cultiven las relaciones entre miembros de la organización.

5. Jornadas de reflexión

A veces, uno de los problemas que se percibe en el ambiente de una organización es la falta de participación e implicación de muchos empleados en la toma de decisiones de la empresa; o la falta de conocimiento, por parte de los empleados sin cargo directivo, de los procesos, estrategias y cambios internos de la organización. Organizar unas jornadas de reflexión donde todos los miembros del equipo puedan participar y conocer el estado actual de la empresa beneficiará, no solo las relaciones entre los miembros del equipo, sino también la percepción que los trabajadores tienen de su empresa. De esta forma, se sentirán parte del todo y aumentará la satisfacción laboral. Además, esta jornada también se puede aprovechar para pedir la opinión de los empleados.

  • ¿Qué se está haciendo bien?
  • ¿Qué se está haciendo mal?
  • ¿Tienes alguna propuesta de mejora?
  • ¿Qué crees que sería necesario reforzar?

Las fases del proceso de selección de personal

El proceso de selección de personal empieza cuando hay una vacante que se debe ocupar o cuando el reclutador encuentra un currículum interesante y contrata al nuevo compañero de trabajo. Elegir los empleados es fundamental para la organización, ya que son ellos quienes ayudan a cumplir con los objetivos y las metas planteadas por la empresa. Si quieres aprender más sobre el proceso de selección de personal, fórmate con la Maestría Internacional en Gestión de Recursos Humanos por Competencias.

¿Qué es la selección de personal?

La selección de personal es el proceso que se sigue para contratar a un empleado. Este proceso es la herramienta que aplica la dirección de la empresa para diferenciar aquellos que están cualificados de los que no lo están. Para hacerlo utilizan diferentes técnicas. En general, el objetivo de llevar a cabo el proceso de selección de personal es elegir al candidato más valioso para la organización.

La diferencia entre reclutamiento de empleados y selección de personal

El reclutamiento es una actividad para establecer contacto entre empleados y solicitantes, con ele objetivo de reunir un gran número de candidatos para un solo puesto de trabajo. El reclutamiento anima a los empleados a luchar por un puesto de trabajo. Por último, para que el proceso de contratación valga la pena, las necesidades de la organización deben ajustarse a las necesidades de los candidatos.

Por otro lado, la selección de personal se trata de un proceso para elegir a los empleados más competentes. Así pues, el objetivo principal de este proceso es elegir a los candidatos adecuados para la organización. Una selección de personal adecuada, ayuda a la empresa a realizar el trabajo de manera efectiva, ya que rechaza a aquellos candidatos que no son adecuados.

Fases del proceso de selección de personal

El proceso de selección de personal debe cumplir el objetivo de encontrar un equilibrio en la empresa para aumentar la productividad. Para realizarlo, existen una serie de etapas que conducen a tal selección.

  1. Definición de las necesidades del personal. El primer paso es valorar las necesidades que tiene la empresa. De esta manera, podrá valorar si necesita nuevos empleados o si las puede satisfacer con la plantilla actual.
  2. Elaboración del perfil del candidato. Según el puesto que se debe cubrir, se elaboran unos requisitos, conocimientos y competencias que debe tener el candidato en cuestión.
  3. Realizar la convocatoria. En esta fase la empresa empieza a buscar candidatos a través de distintos medios: prensa, radio y redes sociales.
  4. Preselección. Cuando ya han recibido suficientes currículums, empiezan a preseleccionar aquellos perfiles que se adecuan más a la compañía.
  5. Selección. En esta etapa se entrevista a los candidatos y se le aplican distintas pruebas de selección. Los que superan todas las pruebas, se enfrentan a la entrevista final.
  6.  Toma de decisión. Después de realizar los pros y contras de los candidatos, se elige el perfil más adecuado para el puesto de trabajo.
  7. Contratación. Se discuten las condiciones del contrato: sueldo, funciones a realizar, la jornada laboral… Una vez esté todo claro, se procede a la firma.
  8. Incorporación. El nuevo empleado empieza a trabajar acompañado por otro empleado que le enseña todo lo que debe hacer. De esta manera, también se pueden detectar posibles necesidades de formación.
  9. Seguimiento. Se realiza un seguimiento a medio y largo plazo del trabajador para valorar la eficacia del proceso de selección de personal y realizar los cambios que sean necesarios.

#iguru_soc_icon_wrap_61f4ef24eaaac a{ background: transparent; }#iguru_soc_icon_wrap_61f4ef24eaaac a:hover{ background: transparent; border-color: #7cbc61; }#iguru_soc_icon_wrap_61f4ef24eaaac a{ color: #7cbc61; }#iguru_soc_icon_wrap_61f4ef24eaaac a:hover{ color: #ffffff; }.iguru_module_social #soc_icon_61f4ef24eaadd1{ color: #ffffff; }.iguru_module_social #soc_icon_61f4ef24eaadd1:hover{ color: #7cbc61; }.iguru_module_social #soc_icon_61f4ef24eaadd1{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_61f4ef24eaadd1:hover{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_61f4ef24eaaf42{ color: #ffffff; }.iguru_module_social #soc_icon_61f4ef24eaaf42:hover{ color: #7cbc61; }.iguru_module_social #soc_icon_61f4ef24eaaf42{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_61f4ef24eaaf42:hover{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_61f4ef24eab013{ color: #ffffff; }.iguru_module_social #soc_icon_61f4ef24eab013:hover{ color: #7cbc61; }.iguru_module_social #soc_icon_61f4ef24eab013{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_61f4ef24eab013:hover{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_61f4ef24eab0c4{ color: #ffffff; }.iguru_module_social #soc_icon_61f4ef24eab0c4:hover{ color: #7cbc61; }.iguru_module_social #soc_icon_61f4ef24eab0c4{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_61f4ef24eab0c4:hover{ background: rgba(255,255,255,0.01); }